Rosa Rodríguez Cantero revolucionó la FFHA con su poesía: un relato tan lírico como informal sobre la sexualidad femenina en la tercera edad

Centro de Estudiantes 08 de octubre de 2019 Por CE FFHA MUU
La reconocida escritora feminista, invitada por la agrupación Movimiento Universitario Unido, estuvo en nuestra casa de estudios para deleitarnos con sus versos despojados de pudor alguno y nos contó su admirable historia.
44211059_2163953230588569_8477280782396686336_o

El pasado lunes los alumnos de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes tuvimos el placer de disfrutar de la compañía y el arte poético de Rosa Rodríguez Cantero, la “Yosi”. Llegó a nuestra casa de estudios pisando fuerte con sus 74 años, su pelo verde en sintonía con su pañuelo de “Aborto Legal, Seguro y Gratuito” colgado firme del cuello y un sin fin de obras que dejan al descubierto la lucha de una mujer que rompió siempre con todos los paradigmas.

a3b2e439-329a-4327-9927-003db7bd083b

Se sienta tranquila pero imponente, atrae a los alumnos con sus libros llenos de versos que interpelan la realidad con total desparpajo sobre el sexo y el deseo femenino, ya que ella no tiene límites y sostiene que “si se puede conjugar el verbo dormir, comer, cagar ¿por qué no se va a poder conjugar el verbo coger? y más a nuestra edad que somos inimputables”.

Mientras más jóvenes se acercan, ella comienza a contar su historia. Apasionada por la poesía desde pequeña, narra que “a los 9 años leí un poema de Baldomero Fernández Romero en un manual del colegio y les dije a mis padres que quería ser poeta, pero me pusieron el grito en el cielo, porque las poetas o son locas o son putas”.

Así la Yosi nos cuenta que fue creciendo rodeada de límites que nunca se atrevió a cumplir. “Me casé muy chica, a los 17, con un tipo muy conservador y cerrado, así que escribía a escondidas y no quedó nada de eso. A los 30 me separé y empecé a escribir, pero me daba cuenta de que no tenía herramientas para armar un poema, era todo muy simple, muy básico. Después, cuando cumplí los 34 años estábamos en el Chaco, Resistencia y se nos inundó todo, me tuve que ir a Buenos Aires a trabajar de empleada doméstica con mis 5 hijos y aprender a sobrevivir”.

Luego de años poniéndose el bienestar de sus hijos al hombro mientras era apartada e ignorada por su familia al ser una mujer separada, aprovechó cuando sus hijos se independizaron y empezó a escribir libremente, esta vez sin perder la oportunidad de hacer todos los talleres literarios que podía. Desde entonces asegura que no tiene límites y que “la poesía tiene que tener una parte de quien la escribe, la sangre, la alegría, la pasión, algo del que escribe, tiene que estar caliente para llegar al otro”.

Hoy por hoy, Rosa Rodríguez Cantero es ampliamente reconocida por la libertad sexual de sus relatos que empezaron hace 7 años luego de que se empezara a replantear los discursos machistas que predominan en la sociedad. “Un hombre pasa y te dice “te rompería el culo”, pero vos al él no le podés decir “me gusta el bulto que tenés” ¿Por qué? Todo es tabú y está prohibido para nosotras y no tiene que ser así”.

De esta forma, mediante el relato lírico informal y crudo, abre las puertas a una reflexión que llega tanto a jóvenes como viejos. Es poco seria, y está orgullosa de serlo, es su marca personal, es lo que la hace la escritora que anheló desde chica, cuando escribía a escondidas, pero no por ello menos desafiante. Es lo que la convirtió desde siempre en una feminista nata, y hoy, en una militante querida y admirada por todas.

Finalmente, antes de seguir con sus lecturas abiertas con una generosa participación de los estudiantes, nos deja su consejo para las generaciones feministas de hoy: “esto es una revolución, tratar de cambiar algo es siempre un acto revolucionario, no abandonen la lucha, no dejen que les impongan nada”.

Te puede interesar

http://www.ffha.unsj.edu.ar/